1.12.05

MI BULTO

No he venido a este mundo para escurrir
el bulto. Mi paquete, con el que vivo,
tiene forma de corazón, en equilibrio:
Sobre la cuerda floja de la cordura,
las mandíbulas firmes y apretadas,
va mi bulto, solito y libre, en su clausura.

Si lo escurro me chorrean palabras
vacías, oscuras, con grumos de rabia:
Una papilla densa sin hermosura.

Por eso a pulso quiero darlo, con todo
su jugo, sus ataduras o balbuceos.
Quiero darlo desnudo, hasta el cogollo,
con su duda umbilical y su deseo
de durar al menos una fusa, o dos,
en el escalafón confuso de lo bello.

Mi paquete, el único que tengo,
tiene forma de corazón sin escamas,
corazón en pelota, corazón desertor
buscando un centro de luz anticipada.

Mi corazón, mi ovillo más amable,
quiere despechugarse en lo que digo
y cuando no lo consigue se da al alcohol
del silencio, se empaña empequeñecido,
esperando ese lento resurgir de la voz,
esa verdad que se amasa con lo vivido.

Por eso ya no me oculto. Me llamo
por mi nombre en la penumbra. Me toco
a plena luz los topes con las dos manos:
Me confirmo en lo plano y en lo hondo.
Mi bulto crece en vida cada vez más claro.


De "Poemas urgentes" - Praga, 2003

2 comentarios:

AriaMozart dijo...

Me parece admirable tu valiente proclama, tan plena de fuerza y pasión.

Deseo que encuentres ese centro de luz anticipada que tu corazón sin escamas está buscando. Pero para bien, no quiero interpretarlo dramáticamente.

Saludos y avanti.

carmen dijo...

Perdona de nuevo la intromisión....Deseos, deseos.....creó que ya creció el corazón...pero que bello leer los recuerdos de aquel.