12.12.05

NUNCA ES TARDE

“Nunca es tarde para la justicia
como tampoco hay horas
para el asesinato.”


A mi edad, a esta hora, después de escribir
durante tantos años, es duro darse cuenta
de que urge el borrón, la cuenta nueva.
Urge hacer recuento de los futuros daños
por sufrir, que ya van quedando menos, o son
más previsibles y llevaderos que los pasados.

Sé que aún vendrán un par de desengaños,
para bien curtir los cueros en los que estoy
comprometido: Esta piel o arrabal de paso
donde nada queda después de la caricia
y sólo de la fusta permanecen los estragos.

Nunca es tarde para la justicia, creen
la víctimas del asesinato: Y crecen
mientras tanto las ruinas, el pánico,
el interminable catastro de la muerte.

Pero sigue sin ser tarde: Vendrá el ecuánime
juez insomne y magnánimo a repartir
a cada cual y a cada quien su porvenir
soñado, su merecido castigo intransferible.

Yo no viviré a ninguna edad para contarlo.
No tendré de poeta ni pies ni cabeza.
Seré ya calcáreo sedimento, estrato,
barredura, mantillo de un pinar cualquiera.

Después de escribir durante tantos años,
ya que al menos la voluntad me queda
y la sangre me bulle y la belleza no espera
voy a echar el borrón que colme mi vaso
que ensucie mi blanca camisa vieja con todas
las caras del dado al sol, con todos sus puntos
y aparte en mi herida inmensa.

4 comentarios:

Portorosa dijo...

Un saludo afectuoso desde Galicia. Con tu permiso, vendré a leerte de vez en cuando.

Trenzas dijo...

¡Que buenos poemas..!
Me ha gustado mucho el de más abajo; "Eternidades"
Los dos primeros versos ya te atrapan, como debe ser en todo buen escrito.
Una biografía sentida hasta lo hondo y que llega muy hondo también.
Nos seguiremos viendo, amigo

juan dijo...

la muerte es, después de la muerte (sin redundancia alguna) el olvido.
La muerte es el olvido de los que juzgan a la gente, de los que reparten, como dices, lo que toca a cada uno

"Soy este
que va a mi lado sin yo verlo;
[…]
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pié cuando yo muera".
(J.R.J)
Siempre me gusta esta cita para estos territorios del olvido

keylíng dijo...

muy bueno!